Dolor del Alma - - Alva de Contreras » Alva de Contreras

Dolor del Alma.


En medio de las crisis, el dolor del alma, produce lágrimas, angustia y nos lleva a buscar respuestas.  María me compartía el dolor del alma que experimentaba por la ausencia de su esposo.  Este hombre se había ido de su casa dejándola sola con sus hijos,  por irse en una aventura con otra.  Ella no podía dormir y el dolor del alma era intenso, derramando lágrimas sin cesar.  Hasta que descubrió que llorar si le hizo bien, pero tomó la decisión de ir a Dios y buscar  Su Consuelo.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación,  el cual nos consuela en todo dolor del alma, para que nosotros podamos consolar a los que están en cualquier aflicción con el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios. 2 Corintios 1:3,4.

Muchas veces el dolor del alma es ocasionada por diversos motivos:  Cuando muere un ser querido, cuando el dictamen médico es que tienes una enfermedad incurable, cuando perdemos el trabajo, cuando nos insultan, nos rechazan, hablan mal de nosotros mintiendo, cuando las cosas no nos salen bien, cuando nos sentimos impotentes ante una situación,.  Y nos preguntamos:  ¿Hasta cuando durará este dolor del alma?

Sabías que Las lágrimas limpian los cristales del alma, y que llorar es terapéutico, tiene efectos sanadores, liberadores?

Es bueno llorar, pero todo tiene su tiempo.  Hoy necesitas parar y reconocer que no estás sola (o), El Señor te dice:  Yo, yo soy vuestro consolador. ¿Quién eres tú que temes al hombre mortal, y al hijo del hombre que como hierba es tratado?

Un día Jesús se encontró a una mujer con dolor del alma, caminando hacia cementerio, con  la urna  donce yacía su único hijo.  Lloraba con un profundo dolor por esa pérdida irreparable para ella.  Al verla, Jesús tuvo compasión de ella y le dijo:  No llores. Lucas 7:13,14.

¿Qué se te ha muerto?  Jesús te dice:  Ya no llores más, Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mi aunque esté muerto, vivirá.

Además de tus sufrimientos, hay muchos que tienen un dolor del alma, y  podemos llorar también con ellos y por ellos.

¿No he llorado por aquél cuya vida es difícil? ¿No se angustió mi alma por el necesitado? Job 30:25.
Consolad, consolad a mi pueblo–dice vuestro Dios.  Isaías 40:1.

Llora, desahógate, pero también llora con los que lloran y el dolor del alma los está destruyendo, búscalos y dales tu consuelo.

Dios te bendiga,

Tu hermana y amiga,

Alva Vargas de Contreras.

www.alvadecontreras.com


Escribe Tu Comentario

Similares: